La Federación Médica de Pichincha, la Unión de Despedidos del Sector Publico, el colectivo de familiares de desaparecidos,  entre muchas otras organizaciones, este primero de mayo desfilaron por las calles del centro histórico de Quito, en un acto crítico con las políticas laborales del gobierno.

 

 “Somos médicos no criminales, derogatoria al 813, respaldo a los perseguidos políticos, respaldo a los familiares de los desaparecidos,” fueron algunas de las consignas que gritaban los participantes, quienes decían haber perdido el miedo al régimen, convocaban a la unidad de la clase trabajadora en defensa de los derechos no solo laborales, de los derechos de la naturaleza, a la libertad de expresión, a la protesta social, que en su opinión se han visto afectados por el actual régimen.

Norma Moncayo usó su mandil para mostrar su situación: "Médica despedida injustamente". La inmunóloga y alergóloga, luego de 22 años de trabajo en el Hospital Baca Ortiz, se sumó a la lista de servidores públicos afectados por el Decreto Ejecutivo 813, de julio del 2011. A través de él, el Gobierno compró renuncias.

La marcha llego hasta la Plaza de Santo Domingo, se destaco la participación de más de 4000 obreros.

Al final los discursos de dirigentes sindicales y líderes sociales felicitaron la dignidad y la valentía de los presentes, también se solidarizaron con los compañeros despedidos injustamente y con los perseguidos por el régimen, recordaron que el primero de mayo es de los trabajadores.{jcomments on}

Comparte nuestra información en:

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Siguenos

Visitantes

888721
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
150
885
1035
684573
8515
6143
888721

Your IP: 174.129.80.166
Server Time: 2014-04-21 12:08:20

Nosotros

“Cuando mucha gente hace discursos pragmáticos y defiende nuestra adaptación a los hechos, acusando al sueño y a la utopía no sólo de ser inútiles, sino también de ser inoportunos…”

Trabajadoras y trabajadores despedidos del sector público ecuatoriano, de los sectores de la administración pública central y seccional; las aduanas; la salud; el petróleo; instancias descentralizadas; obras públicas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército; y, el transporte público aéreo; de las provincias de Loja, Azuay, Tungurahua, Cotopaxi, Napo, Guayas y Pichincha; llevamos adelante la CONVENCIÓN NACIONAL DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES  DESPEDIDOS DEL SECTOR PÚBLICO, con el objetivo de no claudicar, ni renunciar a unirnos, a organizarnos y a recuperar nuestros legítimos procesos de lucha.

COMPARTIMOS: nuestro dolor, indignación, ira…que tomando nueva dirección se convertirán en fuerza para emprender la lucha; y

DECIDIMOS:

  • Expresar nuestra voluntad de conformar una organización de carácter nacional que agrupe a todos los trabajadores y trabajadoras despedidos del sector público del Ecuador, con el objetivo de iniciar y consolidar este proceso desde una posición de dignidad, para lograr la restitución de nuestros derechos, en especial el del trabajo, y contribuir a la causa unitaria de la UNIÓN Sindical del Sector Público  Ecuatoriano.

“Continuaremos acumulando  las fuerzas  indispensables para el embate recreador del mundo….”

“Con la fuerza de los trabajadores, romper las leyes de los explotadores….”

Quito, 30 de abril de 2012